Elementos básicos de una tienda electrónica (i)

No Commented Monday, March 9th, 2009

Under: negocios online

Varios miembros de tractes y demini estamos participando como ponentes en las sesiones de formación de la Asociación Española de Comercio Electrónico (AECEM) dirigidas a pymes.

Se trata de un curso gratuito en el que también participan como ponentes varios miembros de la Junta Directiva de la asociación, todos ellos fundadores y/o responsables de algunos de los negocios de internet más interesantes de nuestro país. Los títulos de algunas de las sesiones son “¿Cómo promocionar mi tienda en internet?, “aspectos legales, ¿cómo cumplir con la ley?”, “¿cómo fidelizar al cliente?” y mucho más.

Una de las sesiones que más éxito está teniendo es “Elementos básicos de una tienda electrónica ¿Qué debe tener una tienda online?“, impartida por Juan Pablo Giménez, CEO de demini. El objeto de esta sesión, eminentemente práctica, es tratar los principales aspectos relacionados con la puesta en marcha de una tienda online y comentar las técnicas utilizadas por las principales empresas del sector, en España y en otros países.

Uno de los primeros consejos que solemos dar a nuestros clientes es que una tienda online, ante todo, es una tienda. Lo importante no es que sea más o menos “bonita”, sino que cumpla con su objetivo, que no es otro sino vender.

En un momento difícil para el comercio en general, poner en marcha una tienda online es una forma inteligente de diversificar el riesgo, abrir nuevos canales de venta, dar salida al stock y equipararse a la competencia.

Sin embargo, en muchos casos olvidamos que una tienda online, por encima de cualquier otra cosa, debe vender. Tenemos muchos ejemplos de tiendas “feas” que venden millones de euros, y de páginas fantásticas, con animaciones y diseños muy cuidados, que acaban cerrando porque no consiguen convertir la inversión en ingresos.

En los inicios del comercio electrónico, a finales de los años 90 y principios de esta década, surgió una tendencia que pretendía trasladar la experiencia del cliente de un comercio o una tienda real al contexto de internet. Las tiendas online así creadas, en especial los marketplaces, tenían una complejidad enorme al dividirse en plantas que simulaban la arquitectura de un gran centro comercial o una gran superficie.

Se trata de un caso más de un concepto acertado que falla a causa de una implementación inadecuada: es importante trasladar la experiencia del usuario físico al mundo real, pero no la complejidad ni las limitaciones propias de una tienda física, sino que debemos hacer hincapié en los aspectos positivos.

Tras analizar los fracasos, los expertos empezaron a percatarse de que dos de los factores de éxito de las tiendas físicas, la accesibilidad a los productos y la venta cruzada, sí que podían trasladarse fácilmente al entorno de las tiendas online. El concepto es sencillo: si cautivo a mis clientes con productos interesantes que están fácilmente disponibles, podré vender más; si, además, conozco los gustos de mis clientes, conseguiré fidelizarle ofreciéndole siempre cosas que les interese; y si, encima, le ofrezco promociones o accesorios justo antes de que finalice la operación, tengo muchas posibilidades de que el cliente amplíe su compra, lo que supone más ingresos para mí.

La conclusión de todo esto es que nadie conoce tu negocio mejor que tú. Tú sabes cuáles son las variables que hacen que u producto o servicio se venda o triunfe, quién es tu cliente y qué espera de ti y cuáles son las ventajas que te diferencian de la competencia. Sin embargo, a la hora de crear un negocio en internet, es imprescindible tener en cuenta las limitaciones y las posibilidades del canal para poner en valor esa experiencia y optimizar la inversión.

Más consejos y trucos, próximamente, en el blog de Tractes.

Leave a Reply